Dominika Paleta. Una nómada con raíces

• Otro de sus proyectos nuevos es su sitio de internet placeresorganicos.com, en donde comparte su pasión por el estilo de vida orgánico y ofrece desde recetas para preparar té matcha (con el que se hace la ceremonia japonesa del té) o recomienda lugares alucinantes para viajar, como Mahahual. Y es que, luego de varios años de ser uno de los rostros favoritos de la televisión mexicana, y de incursionar en un nuevo tipo de cine con su papel en Memoria de mis putas tristes, Dominika Paleta se dio cuenta de que sus intereses en la vida eran demasiados como para solo dedicarse a la actuación. Se define nómada y confiesa que no puede quedarse en México más de seis semanas, pero tampoco puede prescindir de las raíces que ha echado en su hogar, con su familia, sus recetas, y sus macetas con plantas orgánicas que crecen a la entrada de su casa.

¿CÓMO FUE TU EXPERIENCIA DE PARTICIPAR EN MEMORIA DE MIS PUTAS TRISTES?

Fue una gran experiencia trabajar con Henning Carlsen, un director danés viejito y divino, súper talentoso y dedicado. Me gustó mucho mi papel porque interpreté a una chava que tiene labio leporino y que para la época es muy atrevida, muy vanguardista y muy libre. También fue importante estar al lado de gente como Emilio Echevarría y Geraldine Chaplin: toda una experiencia nutritiva. Para cualquier actriz es muy importante un proyecto así.

LO CURIOSO ES QUE A ESA PELI LE FUE MEJOR EN EL EXTRANJERO Y EN FESTIVALES INTERNACIONALES QUE EN MÉXICO…

Totalmente. Yo estuve en Polonia cuando la estrenaron y tuvo muy buenas críticas en general. En festivales también le fue muy bien. Aquí no sucedió así. Claro, era una película de arte y no nos esperábamos el cine lleno, pero hubiera estado bien que se le diera más difusión. Es difícil pedirle a una película mexicana éxito si la ponen los martes a la una de la tarde. Pero donde sí se vio fue muy bien recibida.

¿QUIERES HACER MÁS ESE TIPO DE PAPELES EN CINE DE ARTE?

Me encantaría hacer buen cine, sea de arte o no, pero buen cine.

VES UN POCO ESTA PARTE DE TRABAJAR CON ARGOS, CON TELEMUNDO, DE ESTE TIPO DE CINE, COMO DIFERENCIADA DE TU OTRA FACETA COMO ACTRIZ?

Yo creo que todo se une, porque de ningún proyecto puedes saber al principio cómo va a terminar. No por ser Argos la productora y no por llamarle cine de autor a algo, quiere decir que puedes garantizarlo. Yo escojo los proyectos dependiendo de quién está involucrado, quién los escribe, quién los dirige, pero de eso al resultado final es un volado. Tanto en un lado como en el otro: quizá este proyecto que se veía muy comercial sorprende muchísimo, y este otro que se pensaba más artístico, acaba decepcionando. Tú debes ir seleccionando tus proyectos en la medida en que puedas, y tratar de que sean los mejores posibles, y si no, darle la vuelta y no pasa nada. Habrá unas cosas mejores que otras, pero la constancia es lo que permanece y la constancia es la que va dirigiéndote a cierto perfil como actor y también como persona. Ahora, no todo en mi vida es actuación: tengo demasiados intereses como para solamente pensar en actuar. De pronto me dan ganas de no hacer eso y ponerme a hacer mermeladas. No soy nada más eso, si no todo sería muy aburrido. Y además hay diversas etapas en la vida.

AHORA ESTÁS EN UNA ETAPA EN LA QUE QUIERES COMPARTIR UN ESTILO DE VIDA NATURAL…

Sí, estoy empezando varios proyectos a la par. Por ejemplo, el proyecto de los productos naturales de belleza. Los descubrí por clavada, porque quería encontrar toda una línea de cremas, champús, pastas de dientes y maquillajes que fueran naturales, porque estamos demasiado invadidos de cosas tóxicas. Hoy muchas cosas que usamos a diario son dañinas para el ambiente y no comparto la idea de que para lograr algo le tienes que dar en la madre a otra cosa. Creo que más bien tenemos que volver a las raíces, a la producción en pequeña escala, y creo también en apoyar a los pequeños productores en lugar de a esos monstruos de monopolios que han arrasado con todo y que han hecho mucho dinero con un comercio muy poco ético. Es como una escala en que se va perjudicando más al ambiente y a los seres humanos para que se enriquezca más un pequeñísimo porcentaje de la población. No tengo nada en contra de la riqueza pero tengo una filosofía distinta, y si mucha gente la empieza a compartir vamos a generar un cambio.

¿CREES QUE HAY UN NÚMERO SUFICIENTE DE GENTE QUE ESTÉ INTERESADA EN ESTOS CAMBIOS?

Me he topado cada vez con más gente alerta, y vamos haciendo cambios en las escuelas, a través de pláticas y talleres. Y hasta en la vida diaria, exigiendo que se tenga más conciencia. Yo sé que a veces soy insoportable, porque llego al restaurante y pido que no me pongan glutamato monosódico en mi comida. El mesero me ve como pensando “esta vieja mamona, eso ni siquiera lo tenemos en el menú”. Muchos no saben que es un potenciador de sabor. Entonces le digo amablemente que me traiga al chef, y luego acabamos el chef y yo cocinando juntos, ¡así me he hecho de muchos amigos chefs! Les digo que claro que se puede hacer una sopa deliciosa de verduras sin consomé de pollo. O luego me decían que la mermelada no se puede hacer sin azúcar, pero claro que se puede hacer: conseguimos pectina de tejocote y una planta que endulza que se llama istevia y produjimos una mermelada de jamaica qu e es espectacular. Ahora estoy empezando mi línea de productos orgánicos y naturales, que se llama Amores y Sabores. Esos retos me gustan. Lo estoy haciendo con una amiga y nos interesa que nuestros productos provengan de comunidades indígenas de Chiapas y Oaxaca, pues queremos impulsar a los productores locales. No queremos nada más “hacer un negocito”, porque para eso no involucraría mi tiempo y mi energía. Creo más en echar raíces y en desarrollar productos como mi granola, mi crema de almendras, de cacahuate, la mermelada de jamaica: cosas que sean innovadoras y muy sanas, y que le dejen a la gente algo bueno. Aunque claro, no quiero dejar mi trabajo de actriz, porque me fascina actuar, pero ahí también me gusta que no sea lo fácil, la bonita de la novela y párale de contar.

¿DESDE HACE CUÁNTO TIEMPO TIENES PREFERENCIA POR LO ORGÁNICO?

Empecé a interesarme en el tema cuando tenía 15 años, cuando un amigo me regaló un libro que se llamaba El respeto a la vida, que es de tendencia budista y que exploraba cómo en la cultura occidental hemos pasado encima de todo, pero sin llegar a extremos de decir que nada se puede matar. Yo he llegado a la conclusión de que una cosa es la cadena alimenticia natural y otra la tortura, y eso es a lo que hemos llegado. Si tú ves de dónde viene un foie gras, por ejemplo, lo que les hacen a los gansos para tomar un pedazo de su hígado es terrorífico. Les ponen un tubo y les meten cantidades incongruentes de comida. Cuando se les rompe el cuello del tubo se los cosen con un alfiler y sangran y berrean de dolor, y uno piensa que eso no debería de existir en el mundo contemporáneo. A los pobres gansos les meten 20 veces más comida de la que pueden soportar, hasta que no se pueden mover. Debe haber una forma correcta de hacer las cosas, y esa no es. Y no es lo mismo decir “pobre lechuga, me la comí”. Es muy distinto lo que le hacen a los gansos, y pasa algo muy similar con los cerdos, las reses y los pollos: raya en la tortura lo que les hacen. Ya lo decía Linda McCartney, que si los rastros fueran vitrinas y la gente pudiera ver cómo tratan a los animales, la mayoría no volvería a comer carne. Mucha gente necesita que le digan esas cosas para crear conciencia, porque si no, sigue viviendo en automático. A eso súmale todo lo procesados que están esos alimentos, con hormonas y antibióticos, y eso es lo que nos estamos comiendo. Si uno se informa apenas un poco se da cuenta que no puede vivir sin tomar conciencia.

¿QUÉ SE NECESITA PARA SEGUIR ESTE ESTILO DE VIDA?

Para mí, hay que ir a las raíces, a lo básico, y que lo que comamos sea lo más sencillo del mundo. Y no por eso no tiene que saber delicioso. Muchos naturistas y vegetarianos se han olvidado que cocinar es delicioso. De lo que se trata es de comer de la manera más natural posible, los alimentos lo más enteros posibles, y que sepas de dónde viene tu comida, que te preocupes por qué repercusiones tiene. Que el 80 por ciento de tu comida no venga en una caja o una lata, sino de la tierra, del mercado, de donde nacen los alimentos.

HAY GENTE QUE CONVIERTE LO ORGÁNICO CASI EN UNA RELIGIÓN Y DEJAN DE JUNTARSE CON LOS QUE NO SON COMO ELLOS…

Esos son niveles en los que ya se pierde la esencia de lo orgánico. Yo no creo en eso. Si veo un helado y se me antoja, me lo como. No pasa nada. Ni la obesidad ni la diabetes ni los niveles de cáncer que tenemos existen porque un día al mes te comas algo que no te haga bien. Es porque te lo comes tres veces al día todos los días, por una semana, por un mes, por un año, por una década. Es lo que se va acumulando.

DICES QUE LO QUE MÁS TE GUSTA EN LA VIDA ES VIAJAR.

Sí, yo creo que es porque soy emigrante. Yo nací en Polonia y llegué a México a los ocho años. Tengo necesidad constante de moverme, desde pequeña. A mis papás les gustaba mucho conocer todos los lugares: íbamos a las playas, a Taxco, a Guanajuato, etcétera. Yo trato de ahorrar y de invertir todo lo que puedo en viajes, porque es un bagaje que queda para toda la vida. Sacando cuentas, no paso más de mes y medio en México. Me agobia quedarme en un mismo lugar.

¿Y QUÉ HACES CUANDO ESTÁS EN CASA?

Cuando estoy en México me la paso cocinando. Me encanta ir al mercado y planear qué voy a hacer. Algunas recetas las busco en internet y otras las invento o las transformo. Mi domingo ideal es en familia: ponernos a hacer unos ravioles, desde hacer la pasta de los ravioles con la maquinita, y hacer la fórmula exacta, con mis hijas. Después invitar amigos y familia y hacer una larga sobremesa. O sea que me encanta mi casa, así que tengo las dos cosas: la parte nómada y la parte arraigada, la que tiene raíces. Finalmente cuando estás de viaje, si estás con la compañía adecuada, estás como en casa.

p-89EKCgBk8MZdE.gif

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s