Argentina no reconoce legalidad de referendo en islas Malvinas

Buenos Aires, 5 mar (EFE).- La legalidad del referendo que los días 10 y 11 celebrarán los habitantes de las islas Malvinas no cuenta con el reconocimiento de Argentina, que, a pesar de esta consulta, mantendrá el reclamo de soberanía sobre este estratégico archipiélago bajo dominación británica.

Tras el anuncio de la convocatoria de esta consulta, en junio pasado, en coincidencia con el trigésimo aniversario de la guerra por la soberanía de las islas, Argentina ha insistido en que el referéndum no tendrá ninguna validez.

“No tiene ningún valor legal, como sucedió con un plebiscito que se hizo en el peñón de Gibraltar, que no fue reconocido”, dijo recientemente el canciller argentino, Héctor Timerman.

Para Argentina, un referendo sobre autodeterminación no puede aplicarse a una población que no ha sido colonizada sino “implantada” por el Reino Unido en las islas ya que los antiguos pobladores fueron expulsados.

Según el canciller, la consulta sobre el estatus político de las islas, ocupadas por el Reino Unido desde 1833 y donde viven unas 3.000 personas, tampoco será reconocido por Naciones Unidas, que año a año insta a las partes a entablar negociaciones sobre la soberanía del archipiélago.

“Las Naciones Unidas no reconocen este tipo de plebiscito. Ya en 1985 se lo anticipó a Inglaterra, que no iba a reconocer un plebiscito en Malvinas. Será algo que quizás aparezca por un par de días en los diarios y nada más”, afirmó Timerman.

De momento, en la comunidad internacional, Estados Unidos evitó pronunciarse sobre el referendo argumentando su “neutralidad” en el conflicto, mientras que los vecinos de Argentina advirtieron en diciembre pasado, en una declaración del Mercosur y sus asociados, que el resultado de la consulta “en nada altera la esencia de la cuestión de las Malvinas”.

Convencido de la estrategia de reclamo argentino, Timerman afirmó recientemente en Londres que no cree que “pasen otros 20 años” sin que las Malvinas estén bajo soberanía de su país pues, señaló, “el mundo cada vez entiende más que se trata de un asunto de colonialismo, y que los isleños fueron llevados hasta allí”.

Los “kelpers” (isleños) responderán si quieren o no que las islas mantengan su estatus político actual como territorio autónomo en ultramar del Reino Unido, que mantiene sobre el archipiélago las competencias sobre defensa y asuntos exteriores.

Según Bruno Tondini, experto en derecho internacional del Centro Argentino de Estudios Internacionales, es probable que el Reino Unido exhiba internacionalmente el resultado del referendo como un espaldarazo de parte de los isleños, pero es un “supuesto aval que Argentina puede relativizar desde el punto de vista jurídico en los foros internacionales”.

“Es posible que el tema del referendo llegue al Comité de Descolonización de la ONU, que seguramente tomará nota del hecho para que quede en el informe que anualmente se eleva a la Asamblea General y no mucho más”, dijo a Efe Tondini.

El experto explicó que para Argentina la consulta “no tiene validez jurídica pues la de Malvinas (Falklands, en inglés) no es un población plenamente libre y autónoma” y además es un acto “unilateral”.

Tanto Londres como los malvinenses sostienen que la consulta responde a la petición de negociaciones por parte de Argentina y, según el Gobierno de las islas, “el resultado demostrará de forma clara, democrática e incontestable cómo quieren vivir sus vidas los malvinenses”.

Para Tondini, no es un acto aislado sino en línea con la planificación de política exterior del Reino Unido de varios años a esta parte para tratar de consolidar su posición en Malvinas y seguir contando cada vez más con una mayor interdependencia de las islas con el gobierno central, bajo un ropaje jurídico actualizado, pero manteniendo el “statu quo”.

El experto recordó que Londres ha ido delegando atribuciones al gobierno isleño, como la posibilidad de fijar normas tributarias y conceder licencias de pesca y explotación petrolera.

“Pero en lo que es el ejercicio final del poder de soberanía, es decir, el carácter de regulación de la relación Estado-ciudadanos, sigue siendo regulado por el Reino Unido y en las islas, por carácter derivado, se legisla, pero siempre la potestad original la tiene el Reino Unido”, sostuvo Tondini.

El conflicto bélico que enfrentó a Argentina y el Reino Unido por la posesión de las islas del Atlántico Sur empezó el 2 de abril de 1982, cuando los militares argentinos ocuparon las Malvinas, y terminó el 14 de junio de ese año con la rendición argentina y la muerte de casi un millar de personas.

“No tiene ningún valor legal, como sucedió con un plebiscito que se hizo en el peñón de Gibraltar, que no fue reconocido”, dijo recientemente el canciller argentino, Héctor Timerman. EFE/Archivo

p-89EKCgBk8MZdE.gif

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s