Recortes al gasto enojan a Obama

Sábado 02 de marzo de 2013 J. Jaime Hernández / Corresponsal | El Universal04:10

WASHINGTON.— El presidente estadounidense Barack Obama reaccionó ayer con elevadas dosis de frustración por el fracaso de las negociaciones presupuestarias, lo que derivará en una guillotina de recortes automáticos por 85 mil millones de dólares y causará la pérdida de hasta 750 mil empleos.

El mandatario, quien anoche firmó la orden que autoriza la puesta en marcha de los recortes masivos, dijo por la tarde que “esto va a traer pérdidas para todos. Estos recortes son realmente estúpidos” y advirtió sobre el impacto negativo que traerán consigo en materia de seguridad y recuperación de la economía.

“No soy un dictador. Yo no puedo resolver el problema por mí mismo”, aseguró Obama en una rueda de prensa en la que criticó a los republicanos por los efectos perniciosos de unos recortes que podrían ocasionar la contracción de medio punto porcentual en el crecimiento de la economía.

“Cuanto más tiempo permanezcan en pie esos recortes, mayor será el daño para nuestra economía”, insistió el presidente durante la conferencia de prensa que realizó de forma sorpresiva, nada más concluir su encuentro con los líderes de los partidos demócrata y republicano.

“A pesar de que muchos no experimentarán los efectos de estos recortes de manera inmediata; a pesar de que esto no va a ser un Apocalipsis, la pena que traerán consigo serán muy reales”, añadió el presidente.

Casi inmediatamente después de la conferencia de Obama, el líder de la mayoría republicana en la Cámara Baja, John Boehner, defendió la postura republicana. “El presidente ya había conseguido las alzas de impuestos que quería en enero — cuando, para evitar el precipicio fiscal, se acordó aumentar la carga tributaria a quienes tienen ingresos superiores a 400 mil-450 mil dólares anuales—. Y por ello consideramos que el tema de la reforma fiscal que contempla más recaudación (de los grandes capitales) es un tema agotado”, señaló, subrayando que su partido se opone al fin de las exenciones fiscales y a todo tipo de aumento de impuestos contra las corporaciones o las grandes fortunas.

Se mostró dispuesto a trabajar para garantizar la financiación del gobierno para el resto del año fiscal y evitar así que el 27 de marzo, cuando se agotan buena parte de los fondos, se produzca un cierre parcial de las operaciones de la administración.

El recorte presupuestario fue pactado por el propio presidente y el Congreso en el 2011 como mejor forma de forzar la negociación. Pero, dado que ni demócratas ni republicanos se mostraron dispuestos a ceder, la fórmula de negociación se volvió contra el Congreso y la Casa Blanca.

Para los demócratas, el despido de profesores, la desmovilización de agentes del FBI, la DEA o la Patrulla Fronteriza se convertirá en una pesada carga para los republicanos. Para éstos, la ausencia de un gran impacto en la infraestructura y en la seguridad nacional, demostrará lo que han dicho: que un gobierno reducido es la mejor receta para bajar el abultado déficit del Estado.

p-89EKCgBk8MZdE.gif

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s