Manuel Ponce Zavala; sacerdote católico, poeta, periodista, catedrático…

México • Como un autor desconocido pero original, interesado en la música refinada y difícil, y con sentimientos religiosos, amigos y colegas recordaron hoy aquí al poeta y religioso Manuel Ponce Zavala (1913-1944), en el Centenario de su natalicio.

En la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, Javier Sicilia, Armando González Torres, Hugo Gutiérrez Vega y Gabriel Zaid, celebraron con una charla, la vida y obra del sacerdote católico, poeta, periodista, catedrático y académico mexicano.

El editor Joaquín Diez-Canedo leyó un texto del escritor Gabriel Zaid, en el que éste hace un recorrido cronológico por la obra de Ponce, pasando por su infancia y la publicación de sus primeros textos.

Zaid, en voz de Diez-Canedo, lo recordó como un joven sacerdote que desde la edad de 11 años ingresó al Seminario Tridentino de Morelia, lugar donde comenzó a escribir su poesía.

Asimismo, dijo, se trata de un artista original y único, que en 1940 publicó su primer cuaderno poético titulado “Ciclo de vírgenes”, el cual sorprendió por su atrevimiento.

Comentó que tras ese cuaderno Ponce publicó “Quadragenario y segunda pasión” en 1942 y “Misterios para cantar bajo los álamos” en 1947, los cuales llamaron la atención en la época.

Destacó que Ponce fue un autor que promovió que el arte moderno ingresara en la vida religiosa.

Por su parte, el escritor Hugo Gutiérrez Vega centró su discurso en la poesía religiosa de México, al tiempo que recordó a algunos de los poetas clásicos como por Sor Juana Inés de la Cruz, hasta los neoclásicos como Dolores Castro.

Sobre la llamada Décima Musa evocó sus “odas” a los sacramentos, sobre todo a Divino Narciso. “Es importante tanto su poesía profana como religiosa, pero yo gozo la juguetería de sus villancicos, las celebraciones de vastos religiosos o civiles”, dijo.

Habló también sobre el poeta Francisco González León, “El boticario de Lagos de Moreno”, a quien calificó como uno de los vates más refinados de México.

Para Armando González Torres, la importancia de esta actividad radica en que servirá para que mucha gente conozca la obra de este autor formado en la fe católica, quien mantuvo un bajo perfil en las letras a lo largo de su vida.

“Hay tres razones por las que sigue vigente. Primero, su enorme calidad y calidez poética; segundo, su rigor experimental, su novedad e innovación; y tercero, por este panteísmo inteligente que se convierte en una perspectiva de la vida.

“Aunque se trata de un poeta de fe católica, no quiere decir que responda a ninguna ortodoxia, sino que es poeta que experimenta en la técnica: la métrica y lo mismo puede mezclar arcaísmo que neologismo, usar formas canónicas e improvisar”, señaló.

Lo calificó como un autor ejemplar para alguien que quiera leer o escribir buena poesía con toda libertad. “La lectura de Manuel Ponce es fundamental”, agregó.

Recordó que tras la muerte de su padre en 1918, Ponce fue internado por su madre en el Seminario de Morelia en 1924. Dos años más tarde el presidente Plutarco Elías Calles comenzó la tercera persecución religiosa en México.

“Aunque Manuel Ponce tuvo una infancia difícil y sufrió persecución, por los resabios de la Guerra Cristera, el poeta logró transmitir en su obra todo lo contrario a lo que vivió; una celebración y una jovialidad; una capacidad de amor hacia el prójimo y el mundo.

Esta capacidad y agradecimiento a la vida son evidentes en la poesía de Manuel Ponce”, concluyó.

p-89EKCgBk8MZdE.gif

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s