Sobre Madero, las cintas más taquilleras en la Revolución

México • Con una investigación de tres años en los que consultó los programas de los cines de la época, los periódicos que publicaron información en su momento y fotofragmentos y secuencias de las películas de la segunda década del siglo XX, Ángel Miguel integró En tiempos de Revolución. El cine en la Ciudad de México (1910-1916).

De acuerdo con el autor, la publicación ofrece un panorama de la producción, la distribución y exhibición de cine en la Ciudad de México en aquel periodo. “Es una reconstrucción basada en los programas con los que se difundieron las exhibiciones, con lo cual también logramos hacer una filmografía de los largometrajes más importantes que registran los acontecimientos del periodo de la Revolución, desde la insurrección de Madero hasta la toma de la Ciudad de México por los constitucionalistas”.

De acuerdo con el autor, la indagatoria le permitió identificar 26 películas, entre las que se encuentran títulos como Asalto y toma de Ciudad Juárez, Los últimos sucesos en Ciudad Juárez, Viaje triunfal del señor Francisco I. Madero desde Ciudad Juárez a la capital, Entrada triunfal del señor Madero a México, entre otros.

“De esas películas —añade— no ha sobrevivido ninguna tal y como fue concebida y armada en su origen. Un investigador encontró una, pero aún no sabemos si está completa o no; es una cinta sobre la Decena Trágica que alguien tenía guardada en su casa, luego la ofreció en venta. Ahora resta investigarla”.

Ángel Miguel señala que, en cuanto a la distribución que distinguió a la cultura cinematográfica de la época, “se da un panorama de las empresas distribuidoras que no eran estadunidenses sino europeas, específicamente de Francia e Italia, que pierden su dominio económico en los años veinte”.

En cuanto a la exhibición, Ángel Miguel realiza una descripción de las salas que había en la capital mexicana. El ayuntamiento las clasificó como de primera, de segunda y de tercera clase; es decir, las de lujo, los menos caros pero más accesibles y los definitivamente populares que, por decir lo menos, exhibían en condiciones infames.

“Descubrimos que desde 1911 hasta 1916 se conservó más o menos la misma cantidad de butacas. Logramos hacer el recuento de 40 cines, aunque no permanecieron siempre los mismos, sino únicamente tres de los más lujosos; el más importante fue El Salón Rojo de Jacobo Granat. Los demás cambiaron, pero lo interesante es que los capitalinos tuvieron a su disposición siempre 40 cines”, indica.

Añade que lo más importante que descubrió durante su investigación es que el periodo se distingue por la avidez que demostraba la población por ver los documentales de la Revolución. Nadie hasta ahora había hecho el recuento de cuántos días se exhibieron.

“Logramos establecer que se publicaron 250 anuncios de las 26 películas; pero si consideramos que las cintas se proyectaban hasta dos veces por día, el número de exhibiciones era de 500. Más aun, las más populares eran aquellas en las que aparecía Francisco I. Madero”, expresa Miguel.

El libro será presentado el próximo domingo en la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, en el Auditorio Sotero Prieto a las 19 horas.

p-89EKCgBk8MZdE.gif

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s