El Papa dice que renunciar ha sido “muy difícil”, pero necesario para la Iglesia

Ciudad del Vaticano, 16 feb (EFE).- Sereno y distendido, según su secretario personal, Benedicto XVI prosiguió hoy con su agenda y recibió al presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, al que confió que ha sido “muy difícil” tomar la decisión de renunciar al papado, pero que considera que es una decisión “recta” para la Iglesia.

“Benedicto XVI me ha dicho que cree que es lo mejor para la Iglesia, ya que por su edad y también por sus problemas de salud (padece del corazón) no puede viajar, salir más y que la responsabilidad de la Iglesia es muy grande y que por eso tomó esa decisión”, dijo Pérez Molina a la prensa tras mantener un coloquio a solas con el papa durante 25 minutos en su Biblioteca Privada.

Pérez Molina señaló que le ha visto “muy decidido y muy firme” por la decisión adoptada, “que me dijo fue una decisión muy difícil, pero que consideraba que era una decisión recta para la Iglesia Católica.

El papa Ratzinger le aseguró que aunque se retira, seguirá rezando por la Iglesia.

Pérez Molina ha sido el último Jefe del Estado no italiano que es recibido en audiencia por el papa, quien tiene previsto despedirse del presidente italiano, Giorgio Napolitano, el 23 de febrero.

“Para mi ha sido un privilegio y un honor. Para Guatemala es algo histórico y yo me siento muy honrado de saludarle y verle en tan buenas condiciones físicas y mentales”, afirmó.

El mandatario reconoció que los años pesan -el papa cumple 86 el 16 de abril próximo- pero que Benedicto XVI tiene la mente clarísima y que los temas que abordaron lo hizo con mucha profundidad.

“Le vi en muy buenas condiciones, aunque como es lógico a esa edad camina lento, pero durante toda la audiencia estuvo muy sonriente, franco en sus palabras y alegre, me sentí muy cómodo”, preció.

Durante el coloquio, según informó el Vaticano, se destacaron las cordiales relaciones entre la Santa Sede y Guatemala, “así como el aprecio por la contribución que ofrece la Iglesia al desarrollo del país, sobre todo en la educación, promoción de los valores humanos y espirituales y en actividades sociales y caritativas, como se ha hecho patente, entre otras situaciones, durante el reciente terremoto che ha afectado al pueblo guatemalteco”.

“También se ha constatado la necesidad de proseguir la colaboración para resolver los dramas sociales de la pobreza, del narcotráfico, de la criminalidad organizada y de la emigración”, precisó el Vaticano, que agregó que la defensa de la vida humana desde el momento de su concepción también estuvo sobre la mesa.

Otto Pérez Molina señaló que hablaron de la inmigración, de la lucha contra el hambre y del problema de la droga. El papa, según el mandatario- le dijo que es importante la comunicación y el diálogo con los países que más consumen.

También abogó por la prevención y la educación, que dijo el papa, eran “vitales para la lucha contra la droga”.

El presidente de Guatemala le reiteró al papa a invitación para visitar Guatemala y dijo que esa eventualidad corresponderá a su sucesor.

Pérez Molina, que procedía de Madrid, llegó al Vaticano acompañado, entre otros, de su esposa, Rosa Leal; su hija Lisesette, la nuera Luisa María Isaac y cuatro nietos, de 15, 13, 11 y 9 años, a los que el papa hizo algunos comentarios, así como el ministro de Asuntos Exteriores, Fernando Carrera; y el embajador de Guatemala ante la Santa Sede, Alfonso Matta Fahsen.

Tras la audiencia, el papa recibió a los obispos de la región italiana de Lombardia, en visita “ad Limina Apostolorum” (la que hace cada cinco años los prelados de todo el mundo al Pontífice), encabezados por el cardenal Angelo Scola, arzobispo de Milán y considerado “papable”, es decir que puede ser elegido su sucesor en el cónclaves.

Respecto al cónclave, la normativa vaticana contempla que se celebre entre 15 y 20 días después del comienzo de la Sede Vacante -es decir el interregno entre la renuncia o muerte de un papa y la elección del sucesor- para permitir que vengan a Roma todos los cardenales del mundo.

El portavoz vaticano, Federico Lombardi, no descartó que si todos los purpurados llegan antes, el segundo cónclave del tercer milenio se celebre antes del 15 de marzo.

Benedicto XVI abandonará el Vaticano el 28 de febrero, con destino la residencia de Castel Gandolfo, a unos 30 kilómetros al sur de Roma, donde permanecerá unos dos meses hasta que esté concluida la restauración del monasterio de clausura “Mater Ecclesia”, levantado en los jardines vaticanos, donde tiene previsto alojarse definitivamente.

Juan Lara

Ciudad del Vaticano, 16 feb (EFE) – Benedicto XVI recibió hoy en una audiencia privada de despedida al primer ministro dimisionario italiano, el tecnócrata Mario Monti, quien le expresó la gratitud y afecto del pueblo italiano, informó el Vaticano.

La reunión se celebró a las seis de la tarde local (17.00 GMT) en el Palacio Apostólico y se prolongó durante un cuarto de hora.

“El senador Monti ha manifestado al Santo Padre una vez más la gratitud y el afecto de pueblo italiano por su altísimo magisterio religioso y moral y por su interés en los problemas y esperanzas de Italia y de Europa”, señaló el Vaticano en un comunicado.

La audiencia había originado críticas en medios políticos italianos, al considerar que en estos momentos Italia vive la campaña electoral de los comicios generales del 24 y 25 de mayo y una audiencia del papa a Monti podía verse como un apoyo del Vaticano al político católico y a la coalición de partidos centristas que lidera.

El Vaticano señaló que se trataba de una visita de despedida, tras el anuncio del Papa de que renuncia al Pontificado el 28 de febrero, y que el Obispo de Roma lo recibió como primer ministro y no como candidato a las elecciones.

Benedicto XVI se retira mañana para unos ejercicios espirituales hasta el sábado 23 de febrero. Ese día se reunirá con el presidente italiano, Giorgio Napolitano.

Napolitano será el último jefe de Estado que se despedirá de Benedicto XVI.

Ciudad del Vaticano, 16 feb (EFE) – Benedicto XVI vive estos últimos días de su pontificado de manera relajada y tranquila, como hoy se mostró durante la audiencia al presidente de Guatemala, en la que se le vio con mucho ánimo, alegre, interesado en todo y mostrando un buen estado de salud.

La audiencia fue la última a un Jefe de Estado no italiano ante de que deje de ser papa el 28 de febrero y la misma fue cubierta por dos periodistas de medios internacionales, entre ellos el corresponsal de la Agencia EFE en el Vaticano, que pudieron constatar que tiene la mente clara, en plenas facultades, y que está mucho más relajado que en meses anteriores.

El Obispo de Roma, de casi 86 años, recibió al presidente Otto Pérez Molina con un claro “bienvenido señor presidente”, en español, que se entendió perfectamente, a la vez que sonreía, rompiendo el “hielo” que normalmente se crean en situaciones similares.

Después, sentados frente a frente, analizaron durante 25 minutos la situación en Guatemala “y lo hizo con profundidad y mostrando que conoce bien la realidad de nuestro país”, según señaló después Pérez Molina.

Cuando tras el coloquio entró la familia del presidente a saludarle, se vio al papa feliz hablando con los cuatro nietos de Pérez Molina, de entre 15 y nueve años, presentes.

No dudó en prestar toda la atención a los regalos que le hizo el presidente -una imagen en plata de la Virgen del Rosario, patrona de Guatemala, un rosario de jade hecho por artesanos mayas y un libro sobre la Semana Santa- y seguir atentamente sus informaciones, mostrando en todo momento admiración y sonriendo y siempre dando las gracias.

Después saludó a los periodistas que estábamos presentes con una amplia sonrisa y un cálido apretón de manos y escuchando con atención nuestros agradecimientos, impresiones sobre sus casi ocho años de Pontificado y sus magisterio petrino y nuestros mejores deseos.

Varias veces nos dio las gracias, sonriendo y relajado y nos recordó las veces que nos ha saludado durante los viajes pastorales que hemos realizado con él por el mundo.

A su secretario personal y Prefecto de la Casa Ponticia, Georg Ganswein, que estaba a su lado, se le vio algo emocionado.

Ganswein habló después con el portavoz vaticano, Federico Lombardi, presente también en la audiencia, y le expresó la gratitud del papa hacia la prensa por el trabajo que realizamos, especialmente durante esos días, con su renuncia al Trono de Pedro y próximo cónclave para elegir su sucesor.

Tras el presidente, el papa recibió a un grupo de obispos italianos, que al igual que el mandatario guatemalteco y los periodistas presentes, se mostraron muy emocionados al ser conscientes de que era la última vez del Pontificado que los recibía y que era un momento histórico.

El único que en todo momento estuvo sereno fue el papa, convencido de que lo que ha hecho es lo mejor para la Iglesia, aunque la decisión haya sido “muy difícil”, como confesó al presidente guatemalteco.

Juan Lara

El Papa Benedicto XVI (c) recibe al presidente de Guatemala, presidente Otto Perez Molina (izq) y a su mujer Rosa Perez (2-d) durante una audiencia privada en el Vaticano, hoy, 16 de febrero de 2013. EFE

Una imagen recogida por el Observatore romano del primer ministro italiano, Mario Monti, saludando al Papa Bendicto XVI en una audiencia privada en el Vaticano, hoy 16 de febrero de 2013. EFE

p-89EKCgBk8MZdE.gif

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s